Con materiales sencillos podemos ver el mundo de muchos colores.

Los pequeños de dos años juegan con los colores e investigan con ellos. 

Con tubos y celofán de colores hicieron unos instrumentos capaces de cambiar de color los objetos que les rodean.