Con materiales sencillos nuestros pequeños disfrutan muchísimo.

Los alumnos de un año de la escuela juegan con las luces de colores y sus sonrisas son el resultado de una sesión divertida de aprendizaje.