Apareció en clase durante esta semana, gracias a la cercanía del Samaín.

Manolín es un fantasma bueno que puede parecer terrorífico, pero cuando lo conoces te das cuenta que no da ningún miedo. De hecho Manolín se come los miedos que tenemos! Así que le contamos nuestros miedos, que por ahora son pocos, para que se los coma. Y como sabíamos que a un fantasma bueno lo pueden confundir con uno que dé miedo, decidimos disfrazarlo un poco para que nadie se asuste al verlo. Todo un acierto, verdad?