En psicomotricidad los pequeños de 2 años trabajamos la motricidad gruesa en la que tenemos que involucrar todo el cuerpo.

Mediante los laberintos los niños buscan la manera de poder pasar el obstáculo, dentro de sus posibilidades y con su imaginación lo intentan de diferentes maneras.