Aquí tenemos ya la noche de Reyes. Ese momento tan especial que nuestros peques están esperando, preparando, ansiando... y todo eso que ya sabemos.

Hoy todos se convierten en los mejores seres sobre la tierra, en los que saben pedir disculpas a quien sea con tal de que los Reyes pasen hoy por casa. Hoy los mejores propósitos salen de la boca y de la voluntad de nuestros pequeños.

Ojalá la magia de esta noche contagie todas nuestras vidas, no sólo hoy, sino todo el año. Y que todos, pequeños y grandes, seamos capaces de crecer como personas, haciéndonos un poco más niños, aprendiendo a conjugar la empatía, el respeto, la sinceridad, la transparencia... y todo eso que nos hace ser mejores en la medida que nos preocupamos por los que nos rodean.

Feliz noche de Reyes (la de hoy y todas las demás noches del año)...